Juegos de rol: Dragones y mazmorras

¿Recordáis esta escena de The Big Bang Theory? Cuatro famosos, que no formaban parte de la serie, aparecen en un episodio jugando una partida de Dungeons and Dragons. No era algo casual, Joe Manganiello emite partidas con famosos jugando a D&D por Twich y Youtube. También Vin Diesel. Brendan Frasier, Nathan Fillon, o la presentadora Jessica Chobot (muy conocida allén de los mares) Por todos lados se suceden los canales de streaming de partidas en directo.

El D&D es casi el hilo conductor de Stranger Things. Es evidente en esta última temporada donde el club de rol Hellfire Club es protagonista, pero si lo recordáis, la serie empieza precisamente con los cuatro chicos (Once llegaría algo más tarde) jugando una partida:

El juego de rol de Dragones y Mazmorras, en inglés «Dungeons and Dragons», y abreviado D&D, es más popular que nunca.

La terminología habitual es referirse a los jugadores de rol como frikis, algo que la mayoría de ellos no rechazan sino que toman con orgullo. Friki viene de Freak: algo extraño, poco común. Y se refería a una subcultura de ocio donde los juegos de rol, los libros de fantasía y ciencia ficción, los comics o los juegos de tablero tenían especial protagonismo. La cultura frikis se ha extendido hasta niveles impresionantes, y hay ferias y eventos (como la famosa Comic Con) dedicados a ese mundo por todos lados.

Los frikis solemos decir que lo friki se ha vuelto mainstream. Como ha pasado con otros campos, su popularidad es ya tan alta que ya que el calificativo «sub» para esa cultura parece absurdo.

¿Pero? ¿Qué es una partida de rol?

Varios chicos y chicas (sí, las chicas ya juegan a juegos de rol, no es algo masculino) se sientan alrededor de una mesa. Uno de ellos es el que dirige la partida (director de juego o master), los demás son los jugadores (o PJs). Todos ellos tienen delante papeles donde están descritos sus personajes, con características físicas y numeritos que dicen cuan bueno es en cada posible apartado del juego. Los jugadores interpretan personajes, y la palabra clave es «interpretar», las partidas de rol tienen mucho de teatro improvisado; los jugadores han de meterse en la piel de los personajes, pensar como ellos, decidir como ellos, hablar como ellos. Las partidas más divertidas son aquellas en que los jugadores se transforman, en las que actúan como actores. Pero la diferencia es que un actor interpreta un texto que ha memorizado, aquí no hay nada pre-decidido, el máster va proponiendo escenas a los jugadores y estos han de actuar en consecuencia, pero ni siquiera el director de juego sabe lo que pasará porque la historia la modifican los jugadores con sus decisiones.

Recuerdo a un máster amigo mío explicando al grupo: «me pasé dos horas preparando una sesión de juego en la que el grupo de personajes llega al palacio real y tendría que negociar un difícil acuerdo con el Rey, pero nada más entrar el ladrón del grupo dijo «¿hay algo que podamos robar?» y yo le respondí «pues como no robéis las alfombras…», y aquella sesión de negociación cortesana se transformó en una partida sobre como un grupo de personajes roba una enorme y pesada alfombra y trata de huir del palacio con ella.

Hay cientos de juegos de rol diferentes, de casi cualquier temática que uno pueda imaginar, desde interpretar niños pequeños hasta interpretar dioses que crean mundos y compiten entre ellos por hacer el mejor de todos. Pero las partidas de D&D son de fantasía medieval, cosas tipos Señor de los Anillos o Juego de Tronos. Los personajes suelen ser espadachines, ladrones o tener habilidades mágicas.

Pero, como explicábamos antes, la diferencia con el cine o los libros es que los jugadores son los protagonistas, escriben cada capítulo de lo que sucede. Y creedme, eso es muy divertido. Y a diferencia de otras opciones de ocio más digitales, también es algo muy socializador. Como se ve en el vídeo de los niños de Stranger Things, en el rol se hacen amigos, el rol es algo que solo tiene sentido si es en grupo y las cosas se resuelven colaborativamente. Y ese es otro punto importante: en estos juegos, y al contrario de lo que pasa con ajedrez o parchís, los jugadores no compiten entre ellos, colaboran para solucionar los problemas que les plantea el máster.

Conste que también se puede jugar por internet (zoom por ejemplo) y los veteranos suelen jugar así, básicamente porque sincronizar los tiempos disponibles de varias personas para quedar en un lugar no es fácil.

Y una última cosa: en los años 80-90 y como refleja la cuarta temporada de Stranger Things, los juegos de rol arrastraban una absurda e injustificada leyenda negra. Hubo un par de asesinatos en los que los asesinos, personas muy desequilibradas, mataron a personas inocentes. Pero esas personas hubiesen matado aunque tuviesen otro hobby. Esa leyenda negra pasó luego a los videojuegos. Pero es simplemente absurdo, si alguien que lee a Patricia Highsmith comete un asesinato nadie dirá que los lectores de libros de intriga son gente propensa a asesinar personas.

Así que si buscáis un nuevo y entretenido hobby para el verano, o algo más permanente para quedar con gente y pasarlo bien sin que implique ir a tomar cañas (que está bien, pero hay otras cosas), o meter a vuestros chicos en una actividad sumamente divertida y pedagógicamente estimulante en la que hagan amigos (en mi experiencia, incluso los chicos más tímidos terminan integrándose en los grupos de rol), esta es una opción tan buena como cualquier otra.

Y si os gustan los universos de fantasía medieval, el Dungeons and Dragons es el más popular, con mayor base de jugadores, y con más material disponible para disfrutar de una partida.

Si aún no estáis convencidos, una grabación de una partida, jugada por internet, y con profesionales de doblaje como jugadores.

Y como esto es una librería, evidentemente tenemos que poner el material:

El director de juego necesita el libro del máster: https://www.libreriafaro.com/es/libro/dungeon-master-s-guide-guia-del-dungeon-master-de-dungeons-dra_X480010076

Y quizás el bestiario (una buena partida debería tener monstruos a los que combatir, los héroes necesitan enemigos épicos): https://www.libreriafaro.com/es/libro/monster-manual-manual-de-monstruos-de-dungeons-dragons-5-edic_X480010075

Los jugadores necesitarán al menos un manual del jugador: https://www.libreriafaro.com/es/libro/dungeons-dragons-player-s-handbook-5-edicion-sp-hasbro_X480010074

También necesitarán dados variados (juegos de dados variados con dados de 20 caras, 12, 10, 8, 6, 4… ), hojas de personaje (hay plantillas que se pueden imprimir), lápices y papel. Y el máster necesitará una pizarra y rotulador para dibujar esquemas, y que sea más bien grande, A3 por ejemplo: https://www.libreriafaro.com/es/objeto/pizarra-magnetica-a3-con-rotulador_CB10010111

A partir de ahí, todo lo demás es opcional, y un pequeño grupo o club de rol lo irá comprando poco a poco (o fabricando). También podéis buscar por internet grupos de rol de vuestro pueblo o ciudad, es probable que haya alguno, o muchos.

Por supuesto, como no podía ser de otro modo, D&D tiene casi 50 años de historia (la primera edición del juego es del 74), y eso ha dado para hacer muchas cosas a su alrededor. Entre ellos muchas sagas literarias como todas las novelas de la Dragonlance, o las de la saga de El Elfo Oscuro y el mundo de los Reinos Olvidados. Pero todo eso es otra historia, que deberá ser contada en otra ocasión.